viernes, 9 de diciembre de 2016

Crónica: THE CURE en el Palau Sant Jordi de Barcelona (26.11.16)


Una noche en el Palau Sant Jordi de Barcelona, con un grupo de una extensa trayectoria musical dentro del estilo de rock alternativo, aunque a lo largo de su historia ha tocado algún que otro estilo ya sea con algunos de sus temas más conocidos o de discos; y no se podía pasar la oportunidad de poder ir a asistir al concierto de The Cure; y así poder opinar de otros estilos dentro de la página de El Templario del Metal.

Así allí me desplace como redactor del concierto, esta vez las fotografías no pudo ser; y así en hora puntual a las 21:00 salieron a escena con un ambiente oscuro propio de sus actuaciones The Cure, en el cual ya desde el minuto uno conectaron directamente con el público de un palau que estaba a reventar, donde el foso prácticamente estaba completamente lleno, y en las gradas apenas se podían ver huecos.

Abrieron su actuación con Open, siguiéndole Kyoto Song, continuando con otro tema del disco The Head On The Door, como es A night like this … y con un juego de luces muy bueno acomodándolo a cada tema, no sin dejar los tonos oscuros; y un sonido muy muy bueno, iban dejando caer poco a poco los temas, con una sincronización perfecta encabezado por Robert Smith, y con un Simon Gallup ataviado con una camiseta de Iron Maiden, y un estilo rockero pareciendo hacer un guiño a la página web …

Así sonó The Walk, Push, In Between Days y Sinking, estas tres últimas del disco anteriormente mencionado, donde fue de donde más canciones tocaron en su extenso repertorio de esta noche; y así combinando temas más rápidos y más lentos, y con esta última nota sonó Pictures of You, The Blood y Three Imaginary Boys, Primary y Charlotte Sometimes … canciones que iban a compás con cinco pantallas que tenía el grupo detrás donde iban saliendo imágenes según iban sonando los temas teniendo absoluta relación la imagen mostrada con el tema.

Le tocó el turno a dos grandes temas de los muchos conocidos de The Cure, que la gente lo abra oído más de una vez como son Lovesong y Just Like Heaven, donde el público allí presente cada vez iba vibrando más y más … y así antes de cerrar el primer bloque de su actuación cerraron con From The Edge of the Deep Green Sea, One hundred Years, que sonó brutal y acabando con End.

Después de un corto descanso volvieron a salir a escena, a seguir con su setlist comenzando con It Can Never Be The Same, donde continuaron este bloque que particularmente de lo que conozco a The Cure, fue el más emotivo, ya que la siguiente canción fue Burn, que está dentro de la banda sonora The Crow, película y canción que a mi parecer todo seguidor del metal y rock, de alguna manera y otra la conoce, y le puede llegar a gustar, pues yo soy uno de ellos, y por lo que vi en el personal fue un tema que no se esperaban y agrado bastante.

Para acto seguido llegar a dos de las canciones más coreadas esa noche, como fueron Play for Today y A Forest, donde en esta ultima la conexión fue total de Simon Gallup con el público, que no paraba de moverse y dirigirse al público en todo momento; y así fue como llegaron al segundo corte.

Comenzando de nuevo el setlist, arrancaron con una potente Shake Dog Shake, continuando la mítica Fascination Street, y cerrando este corte con Never Enough y Wrong Number. Repertorio que prácticamente iba de más a mejor, tocando prácticamente temas de todos los discos, pero los allí presentes, esperaban aun algo más… un nuevo corte en el cual se esperaba al salir de nuevo a escena se metieran aún más en el bolsillo a todos los que estábamos allí presentes.

En este último corte, no sin extenderse en ninguno, salieron y se tomaron el tiempo justo de espera, arrancaron con The Lovecats, temas melódicos y animados que allí se demostró; para continuar con Lullaby, con la telaraña de fondo como hace ya algún tiempo se mostraba Robert Smith postrado en una cama, quien no recuerda ese vídeo ….. 

Y continuo con Hot Hot Hot, y otro tema más animado como es Friday I´m In Love, y ya casi dando por finalizada su extensa actuación de casi dos horas, no podían irse sin tocar temas que la gente esperaba y que fueron muy conocidos en toda su carrera como fueron Boys Don´t Cry, Close To Me y Why Can´t I Be You?.

Así se despidió de su público, donde Robert Smith fue el último en salir del escenario agradeciendo a todos los allí presentes haber asistido al concierto de The Cure.

Y así en una noche siniestra, con un muy buen repertorio y una puesta en escena marcada por la completa sincronización musical, y sobre todo el metrónomo que estaba en la batería que la verdad me dejo muy sorprendido Jason Cooper en cada tema; y sin parar de animar y que el público disfrutara en todo momento. 

⍏Crónica : Misfits Salenek

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada